¿Sabías qué… la práctica de pilates puede ser un pilar fundamental para tu salud?

por ELENA PAVÍA

¿Qué significa para ti la práctica de pilates?

EL Pilates lleva muchos años con nosotros, y viene para quedarse.

Específicamente, el método Pilates (procedente de su creador Joseph Hubertus Pilates) consiste en una práctica que se enfoca en el trabajo de la corrección postural, buscando alcanzar un control corporal preciso, de la manera más saludable y eficiente posible. Así, se pretende eliminar los malos hábitos posturales, mejorar la flexibilidad y optimizar el rango de movimiento. 

Aunque puedes escuchar tanto defensores como detractores, sí es cierto que las personas que lo practican son clientes cada vez más fijos y que han hecho de ello una necesidad. 

Te explicamos por qué, y que beneficios nos dice la ciencia actualizada que podemos lograr con ello:

  • TRATAMIENTO EFICAZ PARA EL DOLOR LUMBAR. Se ha estudiado en pacientes que han trabajado con sesiones de Pilates durante 3 meses a 1 año, y el rango de mejora fue del 4 al 15%. El tratamiento con ejercicios de esta modalidad nos afirma que puede mejorar la función y disminuir la discapacidad laboral en el dolor lumbar subagudo y crónico, unido a ejercicios de yoga y ejercicios de control motor. 1

 

  • AUMENTO DEL GROSOR EN LA MUSCULATURA DEL CORE. En otro actual estudio midió en 60 mujeres con dolor lumbar crónico, que entrenaron 3 veces por semana, durante 8 semanas, aspectos como el dolor, nivel funcional, depresión, calidad de vida y grosor muscular medido por imágenes de ultrasonido y lo compararon con el ejercicio en el hogar. Este estudio apoya lo comentado anteriormente respecto a la mejora del dolor lumbar además de una mejora significativa en todos los parámetros medidos en ambos grupos. Aun así, el grupo que practicó Pilates fue significativamente más efectivo en todos los parámetros. 5
  • MEJORA LA FUNCION FÍSICA Y CALIDA DE VIDA EN PERSONAS CON OSTEOPOROSIS Y RIESGO DE FRACTURA.  En general, Pilates puede mejorar el funcionamiento físico y la calidad de vida, pero la evidencia es limitada respecto a la mejora de la densidad mineral ósea, prevención de las caídas, las fracturas o los eventos adversos en este tipo de población. 2
  • MEJORA LA FLEXIBILIDAD. Se comparó el entrenamiento de Pilates con el entrenamiento de bajas cargas y altas repeticiones durante 3 meses, con una frecuencia de 3 días en semana, y se comprobó como la ganancia fundamental fue de flexibilidad en Pilates, y no tanto de aptitud física y aeróbica, así como de prensión manual, que sí tendría cierta mejora en el segundo programa de ejercicios. 3
  • MEJORAS POTENCIALES EN ESTADO DE ANÍMO. Se ha experimentado un mejor estado de ánimo después del entrenamiento regular de Pilates en personas con esclerosis múltiple, en un programa supervisado de 8 semanas en su hogar. 4
    Por lo que trasladándolo a personas con cierta discapacidad y cierto déficit de movilidad, sería una maravillosa oportunidad de derribar barreras, generar adherencia al movimiento en un entorno de seguridad con baja carga de intensidad.
    Hablamos, por ejemplo, de enfermedades como la fibromialgia
    7, pacientes con tratamiento activo de cáncer de mama 9 y Parkinson 8
    , que han sido también estudiadas con los parámetros de mejora nombrados anteriormente y que se beneficiarían de ello.
  • MEJORA DE INCONTINENCIA URINARIA. Es cierto que hay una mejora de la Incontinencia urinaria en Mujeres que practican Pilates. En contraste con ello, el estudio actual del 2021, que nos muestra datos de 30 mujeres de más de 60 años, con una intervención de 1 día en semana durante 12 semanas de Pilates, en comparación con sesiones de yoga con posturas específicas para la mejora y trabajo de suelo pélvico, nos indica que ésta última intervención con yoga tiene una mejora significativamente mayor respecto a parámetros de tasas de reclutamiento de suelo pélvico además del cuestionario de consulta Internacional sobre Incontinencia (ICIQ-SF), la prueba de almohadilla de 1 h y medidas de factibilidad como la adherencia al programa de intervención. 6
  • BIENESTAR FÍSICO Y MENTAL. 
  • ADHERENCIA AL EJERCICIO FÍSICO. La intensidad media-baja de este método, unido a complejidad totalmente adaptable a la persona, hace que multitud de personas puedan tener acceso a ella, además de provocar una necesidad de continuar con su práctica.
  • MEJORA DE LA HIGIENE POSTURAL. Trabajarás de forma muy consciente tu musculatura postural que te mantendrá con fuerza y control si mantienes un entrenamiento constante.

Como cualquier disciplina, lo ideal sería que lo usaras como una herramienta más, sin dejar de lado a otras capacidades como las que se desarrollan en el entrenamiento de fuerza y entrenamiento aeróbico.

Todo lo que comentamos, siempre debéis guiaros por un profesional especializado en ello (Pilates Mat o máquina), que tenga los conocimientos actualizados para según qué patología, nivel y objetivo de la persona pueda adaptar el entrenamiento. 

Esto será clave para conseguir todos los beneficios que nos reporta el método Pilates.

 

  1. Broszko, C., Golden, K., Holmes, C. R., Fulleborn, S., Biglow, C., & Guthmann, R. (2021). Is exercise therapy effective treatment for low back pain?. The Journal of family practice70(8), E2–E3. https://doi.org/10.12788/jfp.0291
  2. McLaughlin, E. C., Bartley, J., Ashe, M. C., Butt, D. A., Chilibeck, P. D., Wark, J. D., Thabane, L., Stapleton, J., & Giangregorio, L. M. (2022). The effects of Pilates on health-related outcomes in individuals with increased risk of fracture: a systematic review. Applied physiology, nutrition, and metabolism = Physiologie appliquee, nutrition et metabolisme, 1–10. Advance online publication. https://doi.org/10.1139/apnm-2021-0462
  3. Evangelou, C., Sakkas, G. K., Hadjicharalambous, M., Aphamis, G., Petrou, P., & Giannaki, C. D. (2021). The effect of a three month, low-load- high-repetitions group-based exercise program versus pilates on physical fitness and body composition in inactive women. Journal of bodywork and movement therapies26, 18–23. https://doi.org/10.1016/j.jbmt.2020.08.017
  4. Fleming, K. M., Herring, M. P., Coote, S. B., & Tindall, D. (2021). Participant experiences of eight weeks of supervised or home-based Pilates among people with multiple sclerosis: a qualitative analysis. Disability and rehabilitation, 1–8. Advance online publication. https://doi.org/10.1080/09638288.2021.1939446
  5. Batıbay, S., Külcü, D. G., Kaleoğlu, Ö., & Mesci, N. (2021). Effect of Pilates mat exercise and home exercise programs on pain, functional level, and core muscle thickness in women with chronic low back pain. Journal of orthopaedic science : official journal of the Japanese Orthopaedic Association26(6), 979–985. https://doi.org/10.1016/j.jos.2020.10.026
  6. Kannan, P., Hsu, W. H., Suen, W. T., Chan, L. M., Assor, A., & Ho, C. M. (2022). Yoga and Pilates compared to pelvic floor muscle training for urinary incontinence in elderly women: A randomised controlled pilot trial. Complementary therapies in clinical practice46, 101502. https://doi.org/10.1016/j.ctcp.2021.101502
  7. Kim, S. Y., Busch, A. J., Overend, T. J., Schachter, C. L., van der Spuy, I., Boden, C., Góes, S. M., Foulds, H. J., & Bidonde, J. (2019). Flexibility exercise training for adults with fibromyalgia. The Cochrane database of systematic reviews9(9), CD013419. https://doi.org/10.1002/14651858.CD013419
  8. Suárez-Iglesias, D., Miller, K. J., Seijo-Martínez, M., & Ayán, C. (2019). Benefits of Pilates in Parkinson’s Disease: A Systematic Review and Meta-Analysis. Medicina (Kaunas, Lithuania)55(8), 476. https://doi.org/10.3390/medicina55080476
  9. Pinto-Carral, A., Molina, A. J., de Pedro, Á., & Ayán, C. (2018). Pilates for women with breast cancer: A systematic review and meta-analysis. Complementary therapies in medicine41, 130–140. https://doi.org/10.1016/j.ctim.2018.09.011