¿PUSH – UP COMO ELEMENTO DE VALORACIÓN CLINICA?

Este estudio longitudinal de cohorte regresivo (10 años) con bomberos mayores de edad (n=1104) sacó unas conclusiones interesantísimas. Midiendo diferentes marcadores desencadenantes o predictores de enfermedades cardiovasculares (ECV).

Los resultados sugieren que la capacidad de hacer mas flexiones se asociaba a una menor incidencia de ECV.

De entre los ítems que midieron destacan;
– Presión arterial sistólica y diastólica
– Colesterol total; HLD y LDL
– Triglicéridos
– Glucosa
– Fumador
– VO2max

Parece ser que todos estos marcadores mejoraban de forma significativa en el grupo que realizaba 40 flexiones o más, aunque en general, a partir de las 21 se empezaban a observar cambios importantes, fue el grupo de 0 a 10 el que se mostraría como grupo de riesgo importante.

Pero como toda información, hay que filtrarla y atender al diseño del estudio para ser críticos.

Fortalezas del estudio
– Se postula como una medida sustitutiva para la valoración de la capacidad funcional.

– Fácil de implementar / Ningún coste.

– Tamaño de la muestra y duración.

Debilidades

– Resultados pueden no ser aplicables y generalizables a mujeres, personas mayores o no activos debido a la especificidad de la muestra.

– Se necesitan más estudios sobre una población más genérica.

– Falta descripción de los protocolos/ metodología usados, así como de la técnica de ejecución.

– Existen multitud de variables extrañas dentro del proceso que podrían condicionar los resultados de forma significativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *