¿Puedo comer como un ´´cerdo´´ si luego corro como un ´´galgo´´?

El chef Dabiz Muñoz y la marca que le patrocina, utilizaron este lema para patrocinar una carrera popular en la que se ofrecían perritos calientes y alcohol al terminar la carrera. Y es que, seguro que en infinidad de ocasiones, hemos escuchado que como hacemos deporte nos podemos permitir cualquier capricho alimenticio. Se trata de una afirmación muy extendida y toda una filosofía de vida que nosotros queremos parar a analizar en este post, ya que practicar deporte no nos da carta blanca para hacer o comer lo que queramos, ya que puede acarrearnos graves problemas de salud.

¿Son todas las calorías iguales?

Pues no, no lo son. La frase hace referencia únicamente al balance energético y esto es un error muy común. No hay que alimentarse contando calorías, hay que priorizar por la calidad de estas.

No es lo mismo 1 naranja (45kcal), que un galleta oreo (45kcal). Únicamente comparten las mismas calorías pero la naranja tiene fibra, vitaminas, minerales,…; en cambio la galleta oreo está llena de azúcares, grasas trans y aditivos.

¿Estar delgado significa estar saludable?

De la frase de Muñoz también podemos extraer que hacer deporte y estar delgados nos convierte automáticamente en personas sanas. Y no es así. La mala alimentación está detrás del aumento de las enfermedades no transmisibles (cáncer, accidentes cardiovasculares, diabetes tipo 2, entre otras), y es que comer mal aumenta el riesgo de muerte según un último estudio publicado en la revista “The lancet”. Una persona con normopeso que no cuide su alimentación puede tener más riesgo de muerte que una persona con sobrepeso que si la cuide.

Además, en el deportista es fundamental alimentarse bien, pero mucho más importante es elegir bien lo que come después de competiciones o entrenamientos para poder tener una óptima recuperación y poder rendir al máximo.

Conclusiones:

Prioriza por la calidad de lo que comes (frutas, verduras, frutos secos, legumbres,…) independientemente de las calorías que tenga. La vida está para disfrutarla pero siendo conscientes de lo que hacemos.

La frase “nos vamos a morir igual” es verdad, pero si te cuidas, posiblemente no lo hagas de la misma manera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *