Serrato anterior, un gran olvidado

Uno de los trabajos complementarios mas importantes de la cintura escapular es el del serrato anterior, con aproximadamente unos 13 centímetros de palanca es uno de los motores y estabilizadores mas importantes de la escápula

Posturalmente, una disquinesia escapular puede ser indicador de que el serrato falla ( ya que fija en ángulo inferior y borde medial) , y en consecuencia hace participe al trapecio , también esta muy relacionado con la antepulsión de la cabeza.

De forma “Muy Resumida” separa y desplaza hacia arriba y hacia delante la escapula, en esa protracción y también ayuda a fijarla contra el tórax ( aunque todo esto varia un poco en función del plano y de la cadena cinética).

Los ejercicios que mas activan esta musculatura basándonos en EMG suelen ser los “Over-Head”, el problema es el estrés mecánico que sufrimos en el espacio subacromial a esos niveles, si hacemos la relación riesgo- beneficio tal vez interesen mas otras propuestas.

Los “Push-up plus” son bastante interesantes aunque en personas con patologías puede existir compensación importante del pectoral, lo cual no interesa ya que es uno de los principales componentes “desestabilizadores” del hombro.

Implementar rotaciones del tronco sobre todo a nivel torácico facilita la activación , es muy interesante en etapas iniciales.

En el campo de la prevención/readaptación de lesiones no existen fórmulas mágicas, y cuando hablamos de patologías del hombro tampoco, deberemos de tener en cuenta a mas estructuras, a modo de síntesis, destacaremos:

– Movilidad torácica.

– Manguito rotador.

– Rigidez capsular.

– Rigidez pectoral mayor y trapecio superior.

– Debilidad trapecio medio/inferior.

– Fuerza de agarre.

Además de todas ellas también debemos tener en cuenta algunas alteraciones posturales/morfológicas.

Ahora que ya conoces la importancia de este “gran olvidado” no dudes en darle todo el protagonismo que se merece dentro de tus sesiones de entrenamiento para conseguir la máxima estabilidad y movilidad posible en tu cintura escapular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *