Boxing

Quema grasas, incrementa tu agilidad y equilibrio practicando este deporte de combate.
En las sesiones de BOXING podrás aprender las técnicas y los aspectos tácticos de este deporte de combate ideal para todos los públicos, EN SESIONES SIN CONTACTO FÍSICO
Mejora tu sistema cardiovascular y tonifica tus músculos gracias al incremento del ritmo cardíaco y a la resistencia física que te producirá practicar BOXEO. Además, mejorarás el sentido del equilibrio y la agilidad.

En la actualidad solo dos deportes milenarios continúan practicándose de forma masiva: correr y boxear.

La razón es que desde que el hombre primitivo puebla el planeta, el ser humano responde ante los peligros de dos formas: huyendo o enfrentándolos. Es lo que se conoce como ‘reacción de lucha o huida’.

A pesar de que el cerebro del ser humano ha ido evolucionando, los reflejos gracias a los cuales hoy en día la mente y el cuerpo se enfrentan a una competición, a hablar en público o a reaccionar
ante una situación de emergencia, son idénticos a los de nuestros antepasados y, por lo tanto, seguimos respondiendo de la misma manera: huyendo o luchando.

La lucha con los puños como competición y espectáculo es tan antigua como el mismo deporte, pues existen evidencias de la práctica del boxeo desde 4.000 años a.C. El boxeo no se inventó para
los que ya eran fuertes; estos no lo necesitaban. Se inventó para poder superarse, para que el más pequeño pudiese vencer al más grande.
Para que el entrenamiento, la determinación, el valor y el cerebro lograran imponerse a la mera fuerza bruta.

Entrenarte como un luchador te hará pensar como un luchador.

En la vida, como en el boxeo, no pierde quien cae al suelo. Pierde el que no se vuelve a levantar.

Pero boxear no es solo luchar. Es una habilidad que requiere paciencia, disciplina y trabajo duro.